taller de arquitectura

Las formas en “Esta por mamá”. Taller para mini arquitectos.

Posted on Actualizado enn

Imagen

Estaba pendiente que os contásemos el gustazo de mañana que pasamos en “Esta por mamá”, la última vez que estuvimos.

Ellas son muy fans y a nosotros nos encanta la magia tan bonita que hay en esa tienda de Granada. Admiramos su capacidad de innovar, de buscar lo mejor y de ofrecerlo siempre sonriendo. También nos llama mucho la atención como cuidan y buscan a sus clientes, que también son muy especiales. Nos gusta oírles hablar de la gente que compra en su local o que va a las actividades que organizan. La penúltima que han montado es un concierto de rock para bebés con músicos tocando en directo. Dicen de nosotros que no somos “muy normales” pero nosotros pensamos que ellas también están locas.

El taller estaba dirigido a niños y niñas de hasta 3 años de edad. Por eso lo llamamos miniarquitectura. Fue mágico.

La magia comienza transformando el almacén de la tienda en un espacio donde experimentar distintos espacios y jugar con las formas. Hemos escuchado de los miembros de Maushaus (www.maushaus.info) la importancia de sorprender a las personas que asisten a sus talleres transformando el lugar. Estamos de acuerdo.

Una de las paredes de la habitación la destinamos a pantalla de proyección de un montaje de fotografías de edificios, intercaladas con otras fotos de objetos y secuencias en movimiento relacionadas con las formas (círculo, cuadrado y triangulo). Estas van acompañadas de una selección de música que, creemos, ayuda a experimentar también cada uno de los espacios.

Delante de esa pared, colocamos una tienda de campaña en forma de iglú, una casa de cartón de planta cuadrada y una pirámide construida con tubos de cartón y cortinas recicladas. La propuesta era que los asistentes se movieran libremente de una a otra, entrando y saliendo, para tener distintas sensaciones según el espacio en el que se encontraran.

Entre las tres estructuras, dispusimos bloques blanditos de forma rectangular y pelotas grandes de pilates para que también pudieran tocar las formas.

ImagenImagenImagen

Una vez que todo está dispuesto, sólo queda explicar a las mamás (por que solo había mamás) que deben dejar total libertad a sus hijos e hijas. Queremos que los niños experimenten, sientan, jueguen, vean, escuchen… pero que lo hagan como ellos quieran. Si nosotros observamos con atención, además de disfrutar, podemos sacar un montón de conclusiones sobre su comportamiento, su forma de relacionarse o de aprender.

Para nosotros es una gozada verlos entrar y salir de la casa para entrar en el iglú, o ver como les cuesta entrar en la pirámide. Nos encanta como se acercan a la pared para tocar la proyección o como se sientan, ajenos a todo, investigando la forma que tienen entre las manos.

ImagenImagenImagenImagenImagen

Para seguir jugando con las formas, en otro lugar de la sala colocamos mesas y sillas y repartimos juegos de Tangran y cartulinas. Con triángulos, cuadrados, círculos y rectángulos de colores cada uno hizo la figura que quiso. En este momento, las madres ayudaron un poco. También es un momento bonito el rato en que madres e hijos e hijas juegan, crean y comparten juntos.

ImagenImagenImagen

Como siempre, fue un placer disfrutar con las familias y con Mercedes y Silvia de “Esta por mamá”. Muchas gracias.

 

Las hilanderas con Urban Knitting Córdoba

Posted on Actualizado enn

¿Conocéis Urban Knitting Córdoba? https://www.facebook.com/pages/Urban-Knitting-Córdoba-Tejiendo-la-red

Podemos decir que son un movimiento. Movimiento imparable por que no paran de inventar y de hacer. Lo compone un número indeterminado de tejedores y tejedoras que fluyen por las redes sociales y que aparecen y desaparecen en sus intervenciones, cafés y reuniones. ¿Que hacen? Pues tejen y entretejen. A eso se dedican, ese es su ser. Tejer. ¿Y por qué? Pues por que les gusta. Además, tejiendo y enredando con lanas e hilos, también crean redes de personas y lían a mucha gente. Son originales, son diferentes y son encantadoras, alegres, cultas y comprometidas.

Su objetivo es unir gente y proyectos, compartir creatividad e ideas. Se expresan en el espacio público y se concentran en torno a proyectos de carácter social y cultural, dándoles visibilidad con sus creaciones en lana que instalan en espacios abiertos de la ciudad.

Con persona así es fácil verse enredado y allí estábamos, el domingo 1 de diciembre, en “La bodeguita del 6” de Córdoba, en un encuentro de arte y artesanía.

Imagen

Nos propusieron encargarnos de la parte infantil del encuentro y sugirieron el cuadro de “Las hilanderas” de Diego Velázquez. En La Casa de Tomasa empezamos a inventar y esto fue lo que salió:

Reunidos los niños, las niñas intentamos juntar en una sola actividad lo que más les gusta a los niños, lo que más gusta a Urban Knitting y lo que más nos gusta a nosotros: juego, lanas y relación con el entorno.

Repetimos la dinámica en la que nos vamos intercambiando unos ovillos de lana mientras nos presentamos, jugamos y nos relacionamos con las personas con las que vamos a pasar la mañana. Nos encanta este juego porque es sencillo y exportable, porque participan todos y porque cumple su objetivo mientras se ríen las personas que participan.

Imagen

Imagen

Siguiendo en la línea de que para hacer, primero hay que conocer, les presentamos el cuadro. Proyectamos la obra de Velázquez en la pared y los niños y niñas lo fueron investigando y compartiendo: unos dijeron que era un cuadro de mujeres, otros que se veían dos casas o dos planos. Cuando no veían nada más por ellos mismos, o no lo querían decir, les contamos el mito clásico de Aracne.

Imagen

Según la fábula narrada por el autor romano Ovidio (Metamorfosis, Libro VI, I), Aracne era una joven lidia (Asia Menor) maestra en el arte de tejer, que retó a Atenea, diosa de la Sabiduría, a superarla en habilidad. Ésta, consciente durante la competición de la supremacía de la mortal y viendo su burla al representar en su tapiz la infidelidad conyugal de su padre Zeus, convirtiéndose en toro y raptando a la ninfa Europa, convirtió a Aracne en araña. 



El mito aparece representado en dos planos bajo la apariencia de un día cotidiano en la Fábrica de Tapices de Santa Isabel. Al fondo de la escena el rapto de Europa aparece hilado en el tapiz que cuelga de la pared y, ante él Atenea, vestida con armadura, castiga a Aracne. Las mujeres que observan el suceso, y que podríamos confundir con clientas de la fábrica, serían en realidad las jóvenes lidias testigos del momento. En primer término, las hilanderas representarían el desarrollo del concurso. Atenea, hilando en la rueda y Aracne devanando una madeja. La escena del primer término retrataría a la joven a la derecha, vuelta de espaldas, trabajando afanosamente en su tapiz. A la izquierda, la diosa Atenea finge ser una anciana, con falsas canas en las sienes. Sabemos que se trata de la diosa porque, a pesar de su aspecto envejecido, Velázquez muestra su pierna, de tersura adolescente.

En el fondo, se representa el desenlace de la fábula. El tapiz confeccionado por Aracne está colgado de la pared; su tema constituye una evidente ofensa contra Palas Atenea, ya que Aracne ha representado varios de los engaños que utilizaba su padre, Zeus, para conseguir favores sexuales de mujeres y diosas. Frente al tapiz, se aprecian dos figuras. Son la diosa, ataviada con sus atributos (como el casco), y ante ella la humana rebelde, que viste un atuendo de plegados clásicos. Están colocadas de tal manera que parecen formar parte del tapiz. Otras tres damas contemplan cómo la ofendida diosa, en señal de castigo, va a transformar a la joven Aracne en araña, condenada a tejer eternamente.

Durante mucho tiempo se consideró a estas Hilanderas como un cuadro de género en el que se mostraba una jornada de trabajo en el taller de la fábrica de tapices. En primer plano se ve una sala con cinco mujeres (hilanderas) que preparan las lanas. Al fondo, detrás de ellas y en una estancia que aparece más elevada, aparecen otras tres mujeres ricamente vestidas que parecen contemplar un tapiz que representa una escena mitológica. Durante mucho tiempo se consideró este su único asunto. Vosotros podéis mirar el cuadro y pensad lo que queráis.

Después del cuento, manos a la obra y, lanas en mano, interpretamos el cuadro utilizando la imagen proyectada y lanas de diferentes colores.

Imagen

Imagen

Imagen

En vista de lo bien que lo habían hecho, Carmen, convertida en diosa Atenea los castigó a todos a tejer como arañas, durante el resto de la mañana, una gran tela gigante, con cadeneta que habían preparado en Urban Knitting y con un planito como buenos arquitectos y arquitectas.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Intervención en espacio público, comunidad, arte, artesanía, juego, lanas, relación con las personas, pintura, Velázquez, un mito clásico, interpretación, investigación, creatividad, imaginación, trabajo manual y trabajo cooperativo. No está mal para una mañana enredando con lanas.

Imagen

Encantados de colaborar con Urban Knitting Córdoba. Un gusto.