Presentación

La casa de Tomasa es una idea de la arquitecta Carmen Cerezo. Para saber en qué consiste… es necesario imaginar.

Carmen pretende crear un espacio, donde la arquitectura sea el instrumento que permita a los niños, las niñas y a la gente joven, comprender su relación con el espacio, el color, la luz y las formas.

Ella sueña con un lugar, donde se desarrolla la creatividad de todos los que participan y donde se intercambian ideas, experiencias y sensaciones.

En la casa de Tomasa se van a encontrar arquitectos y arquitectas con pintores, escultoras, animadores socioculturales, bailarines, actores, actrices, poetas, diseñadores, artesanos, deportistas, paisajistas, cocineros, músicos, programadoras, ingenieras, urbanistas… Todos caben en esta casa.

La casa de Tomasa es un libro de Phyllis Root, ilustrado por Delphine Durand y publicado por Edelvives. Nos lo recomendó una amiga que nos ayuda a imaginar. Después de leer la historia con nuestros hij@s, Carmen empezó a inventar.

En el cuento, Tomasa se hace una casa pequeña y sencilla para ella y su gato. A lo largo de la historia van llegando personas que quieren un rincón y se quedan, otros personajes que buscan comida y se quedan, hasta hay quien llega buscando la luna… y se queda.
La casa se va ampliando con más habitaciones, con más plantas, con más personas y va creciendo. El resto de la historia de esta casa donde todos los personajes interactúan, se estimulan, comparten, crean y enseñan a los niños a hacer lo mismo, descubriendo sus habilidades, sus sensibilidades y fomentando su creatividad puede empezar ahora… en la Casa de Tomasa.

Esta idea nace de la necesidad de cambio educativo que nuestros niños y niñas necesitan. De la apertura a otras materias, a otras artes, de la búsqueda de lo real. Howard Gardner, creador de la teoría de las inteligencias múltiples, afirma que es fundamental el encuentro con la danza, con la música, con el teatro, con la pintura… Nosotros pensamos que ,también, es esencial el encuentro con la arquitectura.

Coincidimos con la arquitecta Marta Poch cuando declara que cree que; “en estos momentos la arquitectura es vista por la sociedad como algo ajeno a ella, muchas veces se ve como un simple negocio; se ha perdido la función social que la arquitectura debe ejercer en la construcción de ciudad. Estoy convencida de que la única manera de volver a situar la arquitectura como disciplina que configura la realidad es mediante el acercamiento a la sociedad y mediante el fomento de una cultura arquitectónica”.

En un mundo donde los adultos vivimos en una realidad inventada, sin relación con el entorno, sin relación con la ciudad (vivienda, oficina, colegio, hospital, instituciones…), sin relación con el paisaje, sin relación con el otro, es nuestro deber iniciar a l@s más pequeñ@s en el descubrimiento y análisis de su espacio, ayudándoles a tomar una actitud crítica y exigente, acompañándoles en la interpretación y entendimiento del mismo. Para que con el tiempo constituyan una sociedad altamente capacitada y preocupada por mejorar su entorno. Para que el día de mañana puedan ver la ciudad, la arquitectura, el paisaje con una mirada diferente.

Dice la periodista e historiadora Anatxu Zabalbeascoa, “que la arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos”.

Defendemos la arquitectura, como manera de entender las relaciones con todo lo que nos rodea, apoyándonos en ideas como las que expresó Le Corbusier, cuando dijo: “la arquitectura es cuestión de armonías, una pura creación del espíritu. Empleando piedra, madera, hormigón, se construyen casas, palacios; eso es construcción: el ingeniero trabajando; pero en un instante, tocas mi corazón, me haces bien, me siento feliz y digo: esto es hermoso, esto es arquitectura, el arte entra en mí” ó cuando sentencia: “La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de felicidad”.

Este proyecto surge en un momento de crisis mundial, de reinventarse modelos educativos, en un momento de reflexión y preparación para un futuro incierto, excitante e ilusionante, donde la creatividad y en ella la arquitectura, tengan mucho que aportar.

“En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”.
A. Einstein.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s